Si tuvieras la oportunidad de darle un consejo a tu yo más joven ¿cuál sería? Para el 27% de los hombres y mujeres mayores de 50 años, es "comer más saludable", según una encuesta realizada por el Consejo Internacional de Envejecimiento Activo (ICAA) y Abbott. Si bien el tiempo no se puede retroceder, aún estamos a tiempo para cuidar nuestra salud.

La encuesta realizada a 600 adultos mayores de 50 años sobre sus prioridades, motivaciones y preocupaciones en la vida reveló que envejecer saludablemente es la prioridad número uno, incluso por encima de la estabilidad económica.

Para tener una mejor calidad de vida es importante tener en cuenta lo siguiente:

1. Mantén tu cerebro fuerte
La pérdida de memoria es un efecto secundario común del envejecimiento; sin embargo, lo que comes o no comes también puede tener un impacto en tu función cerebral.
Para mantener tu cerebro en forma es recomendable consumir alimentos empacados con luteína, un pigmento que se encuentra en muchas frutas y verduras, como las verduras de hoja verde, los guisantes, el maíz y las zanahorias. Cuida también la visión con estos alimentos.

2. Di sí a las grasas saludables
Si bien la palabra grasas nos pone en alerta no todas las grasas son malas. Con el tiempo somos más propensos a desarrollar enfermedades del corazón por lo que hay que bajar las cantidades de grasas trans en nuestro cuerpo. Sin embargo, las grasas saludables como las insaturadas y Omega-3 que se encuentran en la palta, las nueces sin sal y el pescado azul como el salmón, la trucha y el atún pueden alimentar el cuerpo sin agregar grasas no deseadas.

Las mujeres que atraviesan la menopausia experimentan muchos cambios hormonales y consumir estas grasas saludables nos ayudan incluso a aumentar nuestro estado de ánimo y a reducir la ansiedad.

3. Protege tu piel
Una piel bonita es la envidia en todas las edades, pero esta enfrenta ciertos cambios a medida que pasan los años, ya que la elastina disminuye y hace que la piel se vuelva más delgada, por eso es importante cuidarla. ¿Qué debemos hacer? Hidratarla y tener una buena dieta, aumenta el consumo de antioxidantes tales como frutas y verduras de tonos brillantes: el camote, los pimientos, los albaricoques, el kiwi, el brócoli y los tomates ayudarán a mantener tu piel fuerte. Por otro lado, los alimentos ricos en Omega 3 favorecen la estimulación del colágeno.

4. Construye y fortalece tus músculos
Después de los 40 empezamos a perder masa muscular, por eso es importante aumentar la cantidad de proteína y esta la puedes obtener en carnes magras y pescado, huevos, queso, granos y frejoles. Más allá de las proteínas, hay otros nutrientes que también pueden ayudar como el HMB, un metabolito del aminoácido leucina que respalda aún más la salud muscular. No hay que olvidar la salud de nuestros huesos, por eso es importante consumir alimento ricos en calcio tales como 200 ml de leche baja en grasa, un trozo de queso del tamaño de una caja de fósforos o un yogur pequeño.

5. Mantente más allá de la comida
Si bien la nutrición es fundamental, esta debe ir respaldada también por el ejercicio porque ayuda a mejorar tu metabolismo y a evitar ese peso no deseado. Con el tiempo se hace más difícil controlar nuestro peso, esto se debe a la disminución natural del músculo pues la tasa metabólica cae. Por eso es importante hacer ejercicio ya que nos ayuda a fortalecer los múculos y a mantenernos en forma.

1. Material solo informativo. Converse con su médico.
2. Material revisado por el área médica de Abbott Nutrición.